Psicología Clínica

Psicología Clínica

Terapia para la Depresión

_

Tratar la depresión implica trabajar con la historia de vida de la persona, usualmente con su historia de abandonos, pérdidas, fracasos, sensación de soledad, sentimientos de minusvalía, impotencia, y demás aspectos asociados que terminan por generar en la persona un profundo sentimiento de agobio, de frustración, de dolor, de vacío y de fatiga existencial, todo lo cual suele generarle cierta sensación de desesperanza y de atrapamiento. La depresión con frecuencia invalida en la persona su fuerza y su coraje interior y con ello su potencial para salir de dicho estado. La terapia psicológica le permite a la persona comprender y resolver el entramado que causa y mantiene la depresión generando una nueva forma de interpretar y vivir la vida.

Terapia de la Ansiedad

_

Tratar la ansiedad implica trabajar con los miedos e inseguridades que el paciente ha incorporado en su psiquis, en su personalidad y en su comportamiento, como un aspecto condicionado de su historia de vida donde quizás vivió eventos traumáticos que dejaron en su psique la huella del miedo. Las personas con ansiedad suelen presentar una excesiva actividad mental con pensamientos pesimistas anticipatorios, lo cual suele a su vez afectar su desempeño en aspectos de su vida. Con frecuencia se aíslan, se tornan sumisas, evitan situaciones o las viven con gran malestar por el temor a desenlaces negativos. La terapia psicológica contribuye, entre otros, a generar un modo de pensamiento más realista y a afrontar de forma asertiva las situaciones temidas.

Terapia para los Trastornos Alimentarios

_

Tratar los Trastornos Alimentarios, en especial la Anorexia Nerviosa y la Bulimia Nerviosa, implica trabajar con las percepciones distorsionadas que la persona pueda tener sobre sí misma respecto de su corporalidad y la relación de esta con la idea de aceptación y aprobación social. Estas distorsiones, se suelen acompañar de elementos ansiosos y depresivos. En estos trastornos es frecuente que la persona experimente un gran temor al rechazo, a la soledad y a no percibirse aceptada y amada. También es frecuente su falta de auto-apoyo, de creer en sí misma y en sus potencialidades. La terapia psicológica posibilita a la persona comprender y resolver los aspectos que subyacen al trastorno para así superarlo.

Terapia de Pareja

_

Tratar parejas afectivas implica trabajar con las dinámicas de la relación, con su estilo de comunicación, con su estilo para afrontar y resolver situaciones y conflictos, con aspectos de su vida íntima, con el modo como asumen roles y compromisos y, en todo ello, con el modo como interpretan y viven el amor al interior de la relación. Tratar parejas afectivas implica también trabajar de forma individual con cada uno de sus miembros en la solución de aspectos personales que puedan estar afectando la relación. La terapia psicológica provee a la pareja los elementos de reflexión y los aprendizajes prácticos para llevar a cabo los ajustes y  los cambios esperados acorde a sus expectativas.

Terapia para la Elaboración de Duelo

_

Tratar y apoyar los procesos de elaboración de duelo implica trabajar en las personas con el dolor, el sufrimiento y el modo de afrontar situaciones en que ocurren pérdidas sea por muerte de un ser querido, deterioro de la salud, ruptura de vínculos, pérdidas económicas, pérdida de mascotas u otras. Tratar estos procesos implica trabajar con el modo en que las personas se vinculan y mantienen los vínculos, en muchos casos en función del apego y la dependencia. La terapia psicológica provee los elementos de reflexión y de acción necesarios para que las personas identifiquen y resuelvan las disfunciones que pueden dificultar la elaboración del duelo y generen así la fuerza interior necesaria, basada en el desapego y la confianza en sí mismas, para elaborar el duelo y afrontar mejor futuras pérdidas.

Terapia para las Adicciones

_

Tratar con las adicciones usualmente implica trabajar con la inestabilidad afectiva, emocional y comportamental de la persona y con su sistema de creencias en el cual es frecuente la idea de buscar alivio o seguridad en agentes externos ante el estrés, la ansiedad o la depresión que pueda estar experimentando. Estos esquemas suelen llevar a que la persona no solo sea adicta en un tema en específico, como a las sustancias psicoactivas, sino a todo aquello que le pueda proveer alivio y seguridad, incluidos vínculos afectivos y sociales. La terapia psicológica está orientada a que la persona identifique, comprenda y resuelva las estructuras que subyacen en su adicción para generar un modo asertivo de afrontar las situaciones activadoras.

Terapia para la Familia

_

Tratar la familia implica trabajar con la estructura familiar, con cada uno de sus integrantes y con las dinámicas, funcionales y disfuncionales, que allí puedan ocurrir. La terapia busca ser un escenario metodológico de evaluaciones, análisis, orientaciones e intervenciones, que provean un contexto amplio para la reflexión de los temas tratados y para diseñar e implementar estrategias de cambio en el marco del respeto por las diferencias individuales de cada uno de sus miembros. La terapia posibilita que la familia y cada uno de sus miembros desarrollen nuevos aprendizajes con lo cual puedan generar y consolidar una convivencia familiar con mayor calidez, participación y cohesión afectiva.

Terapia para Madres gestantes y Lactantes

_

Tratar a madres gestantes y lactantes implica trabajar en ellas al ser humano desde sus primeras etapas de vida, determinantes en el ajuste de las diferentes áreas de su desarrollo así como en la formación de su personalidad. La terapia es un escenario que posibilita a las madres adquirir e implementar aprendizajes para favorecer su experiencia como madres gestantes o lactantes interviniendo oportunamente aquellos factores que puedan generar alteraciones en su salud mental y consecuentemente en la de su bebé. Favorecer la experiencia de la madre equivale a favorecer la experiencia del bebé y el ajuste en el desarrollo de sus distintas áreas, en especial la afectiva y emocional.